The Last Will and Testament of Rosaling Leigh



De antemano debo informarles que hay spoilers en esta reseña, lo cual no me gusta hacer regularmente, pero este es un caso especial en el que quisiera discutir aspectos del filme que muchos considerarían como sorpresas.

Hace unos días vi "What Dreams May Come", un filme inspirado en una novela de Richard Matheson. Ese filme te cuenta la historia de un hombre que muere, y al estar en el "cielo" aún añora la ausencia de su esposa, quien aún vive. Algo que me impacta cada vez que veo ese filme es que, a pesar de ser lógicamente imposible, siento que es una interpretación coherente de cómo se siente estar muerto y dejar asuntos sin resolver en la tierra. Días después de ver este filme asisto a la premier de "The Last Will and Testament of Rosalind Leigh", una película que muestra la perspectiva del fantasma de una mujer que falleció deprimida por el distanciamiento entre ella y su hijo, dejando como asunto pendiente la reconciliación entre ambos. Mientras que el primero le da un gran enfoque a la ausencia del ser querido por ambos lados, este segundo se distrae completamente con aspectos que le dan otro toque al filme y no parece ser una exploración de lo que el fantasma anhela, sino una muestra de lo enferma que estaba en vida.

Este es el primer largometraje dirigido por Rodrigo Gudiño, el creador de la popular revista Rue Morge que se dedica a darnos las más recientes noticias de lo que pasa dentro del cine de terror (O mejor conocido como el Cine de Género). Como pueden ver en la reseña previa, Rodrigo estrenó el filme el jueves 14 de Marzo en la Sala Carlos Monsiváis, y como igualmente mencioné en la reseña previa, dio demasiados detalles del filme que hubiera preferido tratar de  descifrar por mí mismo. Sin embargo, ahora que ya lo sé, miro atrás y veo que el único objetivo del proyecto es crear anticipaciones sin dar nada a cambio. Abre muchas puertas, promete muchas cosas, y al final no hay una sola que se resuelva y cumpla nuestro deseo de ver algo aterrante o tenebroso. Si Rodrigo no nos hubiera dicho de lo que quería causar por lo menos nos hubiera dejado con la incógnita.

El filme empieza con una narración de una anciana que habla sobre su hijo mientras vemos montajes de diferentes locaciones y detalles que la rodean, generalmente vemos imágenes de ángeles de yeso que decoran sus alrededores. En la misma narración menciona su amor por estos seres y lo mucho que significan para ella. En eso vemos a un joven llegar a una casa abandonada llena de reliquias antiguas. Este joven es León, hijo de Rosalind, quien es la que nos narró ese pequeño prólogo. A lo largo del proyecto descubrimos que el distanciamiento entre ambos se debió a que su hijo se negaba a ser tan creyente como lo era ella, pero ahora viene de vuelta a su antigua casa donde ella vivía, y Gudiño hace un fascinante labor en mostrar los detalles de esta casa y todas las reliquias que se encuentran dentro de ella.  Cosas extrañas comienzan a pasar: Algunas figuras parecen moverse por si solas, la luz va y viene de manera repentina, la inmensa cantidad de figuras angelicales adquieren un tinte tenebroso mientras anochece, Un anciano muy sospechoso le toca la puerta para dale la bienvenida (Mas sospechoso aún ya que no vemos quien o como es),  los terribles recuerdos de su padre que murió como parte de una de esas sectas suicidas parecen presenciarse, un video que parece frente a él muestra en un ritual angelical en el que una de las figuras que aun se encuentran en casa cobra vida, y por ultimo tenemos a una criatura amenazante que parece rondar tanto dentro como fuera de la casa. Todo esto es explorado de manera muy detallada y con muchísima paciencia, lo cual es apreciado en los primeros diez minutos del filme, pero después ya empiezan a pesar un poco. Como solemos esperar, mientras más avanza el filme más se intensifican estas amenazas, especialmente la criatura, quien ataca al protagonista y en un punto llega a herirlo en su espalda.

Yo me he quejado con frecuencia de películas de terror que le dan prioridad a la sangre, al gore y a la acción en vez de dárselo a los personajes o a crear anticipación. Esta película es al revés, crea expectativas, crea sensaciones tenebrosas (Especialmente el video del ángel viviente, el cual me recordó a la escena de "Signs" en la que Joaquin Phoenix ve un video casero que captura a un alien a lo lejos), y a pesar de no definir del todo al personaje lo hace lo suficientemente creíble y genérico, de tal manera que todos nos podemos fácilmente poner en sus pies. Pero al final ninguna de estas posibilidades mencionadas arriba concluyen de manera convincente, todo se queda en el aire dejando muchas dudas.

Si no la han visto paren aquí ya que voy a profundizar muchísimo en el final, así que SPOILER ALERT!

Ahora, mi conclusión cuando recién acabó el filme fue la siguiente: Gudiño nos está mostrando una historia de una casa embrujada no por un fantasma, sino por sus creencias y devociones (Aunque aun no me quedó claro la relación con eso y el monstro), aún así acabándolo de manera anticlimática. No sabía si le había atinado o no a lo que quería contar Gudiño, pero es tan abierta la interpretación que uno puede percibirlo y concluirlo de manera muy subjetiva.

Aquí es cuando entra Gudiño y nos reveló lo que LITERALMENTE nos quería mostrar, lo cual era lo siguiente: Nada de lo que pasó en el filme fue real, todo fue imaginado por la difunta Leigh. Añoraba tanto el regreso de su hijo que aún muerta seguía imaginándose que regresaba a casa. Mi problema con esto es ¿por qué se imaginaría que su hijo pasara por ese infierno? ¿Por qué no imaginarse que esta con ella en buenos términos y haciendo las paces? Nuestras creencias son fuertes, pero más aun son nuestros deseos, pregúntenles a los padres pederastas católicos. Me gustaría pensar que fue un choque de ambas cosas dentro de la cabeza del fantasma, pero me viene a la mente "What Dreams May Come" de nuevo, y en esta los muertos veían lo que querían ver, lo que deseaban, lo que anhelaban, todo se cumplía, aunque no fuera real. Así es como yo me imaginaría que fuera después de la muerte. Yo sé que no debería usar una comparación como argumento, pero simplemente me hizo más sentido ese otro filme que este de Gudiño. Oh, y el monstro resultó ser una interpretación de la soledad, lo cual se me hace una explicación muy fácil de algo tan complejo y aterrante.

No sé, tal vez no estoy siendo justo y estoy metiendo demasiado mis interpretaciones individuales con todo esto que menciono, y algo que siempre trato de hacer es informarles a ustedes lectores si el filme es bueno o malo de la manera más universal. Un gran problema que yo tengo con filmes surrealistas es que carecen el reto de coherencia y significado. Lo que sí diré es que es muy improbable que se interprete lo que Gudiño tenía en mente con todos estos simbolismos y metáforas, el filme aún se sentirá inconcluso y anticlimático. Rodrigo hizo un fascinante trabajo al crear la anticipación con paciencia y atmósfera, ya solo es cuestión de que le agregue un significado más valorable y rescatable a esto sino, como dije anteriormente, quedará en el aire.

2 comentarios:

Anónimo dijo...
6:41 p. m.

Acabo de verla, es una historia que sumerge tanto, y con un toque refinado, es algo muy particular, creo que despues de ver cientos de peliculas de terror, esta es una bocanada de aire fresco, una experiencia muy grata, pero que considero que perderia su impacto y poder en una segunda mirada o revision, el video del angel es impresionante, me helo la sangre, me dejo pasmado, el final, a pesar de ser anticlimatico, deja clara la idea principal: Soledad, todo ocurrio debido a la soledad, la creatura, es producto de la soledad, y miedo, miedo por un hijo que esta lejos, es el tipo de monstruo del cual nuestros padres nos protegen de pequeños, de las sombras :).

ManitouRaven@hotmail.com

Anónimo dijo...
4:37 p. m.

Comparto contigo que la pelicula parece inconclusa y creo que el final es incoherente. Me dejo con sabor a poco, esperaba más.