IV


Es curioso que Giancarlo Ruiz hizo un cortometraje en los 90’s llamado “IV”, pronunciado Cuatro, y años después yo hice otro llamado CUARTO. Pero mas que el título lo que ambos tienen en común es el hecho de que ambos tratan sobre asesinos dementes con visiones e ideas macabras en cuanto los restos de sus víctimas.

El de Giancarlo muestra el día rutinario de un asesino innombrable, desde que asecha a su siguiente víctima hasta la ejecución de sus fantasías macabras. Una característica de este asesino (la cual también es del asesino de CUARTO) es que inspira confianza hacia sus victimas antes de llevar a cabo el acto final. Al comenzar el corto vemos a una muchacha orillada en la carretera hacia playas por una llanta ponchada, aquí es cuando este se le acerca a ofrecerle su ayuda. Al principio la muchacha sospecha de este hombre, por lo cual le miente diciéndole que esta casada, pero debido a las circunstancias se ve forzada a aceptar la ayuda del extraño. Este le ofrece raite, y durante el camino platican hasta que ella se siente lo suficientemente cómoda como para confesarle que es soltera. Esta escena es el planteamiento cliché de las películas de terror donde un tipo sube a alguien de la carretera solo para matarla, pero en este caso es diferente ya que no la mata, sino la trata de la manera más cortés y respetuosa dejándola en su casa con el deseo de querer volverlo a ver. Nos llega la clara idea de que ella lo buscara de nuevo sino es que él la busca primero para salir, y en una de esas citas pasara lo que tiene que pasar.

Pasan mas cosas durante el camino de la carretera hasta la casa de esta muchacha, incluyendo una versión más abstracta de los dos minutos introductorios de “Goodfellas”. Y ya que ando haciendo comparaciones es importante mencionar que “IV” tiene mucha revelancia con “Fando y Lis” de Alejandro Jorodowsky ya que (a) es en blanco y negro, (b) Las voces de los personajes son dobladas de una manera exagerada y hasta caricaturesca, (c) Tiene un toque surrealista. Oh, y (d) también sale un travesti, el cual aparece en una de las escenas mas memorables del cortometraje, y la música del fondo le tiene un parecido a los últimos cinco segundos de “Que Bonito es un Entierro” el cual es uno de los temas de “Fando y Lis”.

Algo que he notado de trabajos como este que se hicieron durante el inicio de el movimiento de cine en Tijuana, y que de hecho lo conversé hace unos días con Iván Díaz, es que en aquel entonces eran mas aventados en cuestiones técnicas, mas aventados en hacer cosas riesgosas que no solo requería tiempo y paciencia, sino también requería que los realizadores tuvieran en cuenta que si se hacía mal podía costar muy, muy, muy caro. Hoy en día ya no se hacen este tipo de cosas, lo cual no necesariamente indica que sea algo malo ya que muchos no lo hacen por que sus intenciones no requieren dichos riesgos, pero es motivador ver proyectos como estos en los que se experimentaba con mas de lo que muchos hoy nos atrevemos a experimentar, y arriesgar.

6 comentarios:

Abraham Sánchez dijo...
1:22 a. m.

tanx por el review man..
de hecho.. obvio no blogueo mas d elo que quisiera.. no se si ya tumbarlo jajja...
el viernes a las 7 de la tarde en la sala de video del cecut..
presentacion de video de los kung fu monkeys que hizo el jorge (i.sanders) quedo chido..
espero puedas ir.. sorry por avisarte tarde, pero eh andado ocupadisimo.. y tambien anduve ayudandole a jorge en unas cosas...
bueno.. nos vemos!

giancarlo dijo...
3:12 p. m.

que bien que hayas escrito algo sobre cuatro pero el titulo es IV no VI -- asi seria seis.
giancarlo

Anónimo dijo...
1:15 p. m.

ni le digas
de todos modos nunca corrige los posts
nomas deja los errores ser

Jose Paredes dijo...
3:31 p. m.

Oh deveras, se me fue el royo bien gacho. Este sí lo corregiré por que es el título de uno de los cortos locales que se los trago la tierra y que todos deben de ver.

Los otros para que los corrijo si los mismo comments lo hacen?

Anónimo dijo...
5:52 p. m.

pero no todos leen los comments

Jose Paredes dijo...
1:05 p. m.

Pues ya saben que deben, o si no puede que obtengan información erronea, especialmente cuando es un blog sumamente personal. Aún así, seré mas cauteloso.