"Viernes de Animas" por Cuahutemoc Ruelas del Bitacora Cultural


El miércoles pasado vi "Viernes de Animas" del tijuanense Raúl P. Gámez. La reseña sobre el filme la escribiré en un par de semanas, de hecho, estaré ausente del blog por un par de semanas, luego les muestro porque. Sin embargo les dejo aquí la reseña que escribió nuestro queridísimo y estimado Cuauhtémoc Ruelas para el Bitácora Cultural. Disfrútenlo!

____________________________________

“LA ESQUINA DEL CINE”

Por Cuauhtémoc Ruelas

esquinadelcine@hotmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

“Viernes de Ánimas”

Por muchas fallas que se le achaquen al cine mexicano, no se puede negar su reciente interés por dejar un poco de lado la tragedia extremista y en ocasiones amarillista que parecía exigirle películas hechas en los barrios bajos, pues hemos visto cómo lentamente se empiezan a abordar distintos géneros dentro de la producción nacional, desde la ciencia ficción (2033, Seres: Génesis), acción (Sultanes del Sur) y más constantemente el terror (K31, Cañitas, Hasta el viento tiene miedo).

Viernes de Ánimas es la más reciente muestra de esta tendencia de proponer algo diferente, ya que siguiendo puntillosamente los preceptos temáticos y estilísticos de las cintas de terror norteamericanas (preponderantemente todos los remakes asiáticos), intenta conjugar una historia de suspenso, el ambiente fantasmal y leyendas mexicanas (como lo hiciera la muy entretenida K31). Lamentablemente sus realizadores no contaron con la pericia suficiente para aprovechar todos estos elementos, entregándonos una película bastante aburrida e inerte en su contenido.

La cinta se centra en los personajes de Andy (Pedro Rodman) y Hugo (Claudio Lafarga), dos amigos de la infancia. No obstante, nos enteramos de que Andy guarda un extraño secreto el cual se manifiesta tras un incidente en un bar, cuando éste tiene una terrible visión. Hugo se da cuenta de lo ocurrido y al cuestionarlo, Andy le confiesa el don que posee, el cual le permite ver del otro lado de la vida hacia donde se encarnan las almas. Tras ese acontecimiento, Hugo lo invita a pasar las vacaciones en casa de su madre en Ensenada, para que de ese modo pueda relajarse. Sin embargo una vez en la casa, las visiones de Andy comienzan a hacerse más constantes, incluyendo una fantasmal presencia que se manifiesta con un olor semejante a flores silvestres. Todos estos eventos se irán uniendo para desentrañar una venganza de ultratumba que conducirá a un desenlace inesperado.

Viernes de Ánimas comienza bastante bien, con un prólogo donde a través de una sobresaliente animación se nos narra la supuesta leyenda que lleva el título de la cinta, la cual logra ser lo suficientemente tétrica como para llamar nuestra atención, además de la posterior promesa de un misterio. Pero eventualmente la trama pierde fuerza y se arrastra pesadamente hasta el sorpresivo final, que intenta poner la cinta entera en un contexto distinto. Hasta cierto punto lo logra, pero para entonces ya pasamos más de sesenta minutos de aburrimiento que no logra redimir la inesperada (aunque no muy original) conclusión.

Creo que el principal problema está en el guión (basado en un cuento de María del Carmen Ceballos) pues me da la impresión que el director Raúl P. Games y su co-guionista Pedro Rodman partieron de una buena idea, pero no supieron extenderla hasta casi dos horas, dando como resultado un irregular libreto que frecuentemente bordea en la incoherencia, con diálogos redundantes que solamente alargan la historia sin otorgar nada importante, y donde las manifestaciones sobrenaturales que experimenta el protagonista son en ocasiones totalmente arbitrarias e impredecibles (ahora resulta que con simples melodías se pueden invocar almas en pena, ¿dónde quedó el respeto por la Quija o las sesiones espiritistas?).

En cuanto a los personajes, creo que el director debió reconocer en su "estrella" Pedro Rodman una blanda presencia sin carisma ni simpatía para encarnar al trágico protagonista enfrentando fantasmas vengativos del pasado, restándole todavía más credibilidad a lo que vemos en pantalla.

Por otro lado Magda Guzmán es una confiable actriz de carácter que ha hecho buenos papeles secundarios en cine y televisión, pero su personaje es tan poco importante que pasa desapercibida como una mamá borrachita y supersticiosa, y ni qué decir de Irán Castillo en su ridículo papel de “chacha”, que sinceramente cualquier actriz hubiera podido hacer, pero supongo que su nombre era más atractivo para el público masculino (por lo menos yo caí en la trampa).

Finalmente debo decir que hay potencial en Viernes de Ánimas, pero no se explotó adecuadamente. Tiene buenas dósis de terror, un buen comienzo, pero poco sentido para conducir la trama de manera coherente o interesante. Tal vez si esta historia hubiera sido presentada dentro del desaparecido programa 13 Miedos o la legendaria Hora Marcada, hubiera sido un excelente episodio, pero como largometraje, la encontré demasiado pesada y predecible. Podría marginalmente recomendar Viernes de Ánimas para espectadores con bajas expectativas y para aficionados al terror, dándole el más leve halago posible: pudo ser peor.

________________________________________


PD. Mi reseña no será igual, aunque tocara puntos similares.

1 comentarios:

Anónimo dijo...
7:31 a. m.

[url=http://vtyupdr.com]qadltqCPFhibm[/url] - ahwDpLXDOP - http://pyfnknfrtw.com