Joseph y la casa del party


Para las escenas del party de “BUENOS TIEMPOS” ocupaba una casa de alguien que estuviera consciente de lo que se estaba haciendo, consciente de lo que se requería, y con muchísima, pero muchísima paciencia. Quien mejor que Joseph Pérez para esto? La petición se la hicimos entre yo y mi hermano Marco, quien le tenía más confianza para hacerle la petición. Lo curioso es que le prometí a Joseph que sería únicamente por tres días, lo cual se llegó a prolongar como hasta a diez. Sé que tal vez fue muy pesado para él dejarnos invadir su casa por tanto tiempo, especialmente cuando en una de esas ocasiones le dañaron un modelo de plastilina de su personaje de “When the World Went Away” (“Sí se agüitó el Joseph” me dijo mi hermano), sin embargo nos dejó rodar hasta el final, y tanta es la confianza que hay entre Joseph y mi hermano que en uno de los días del rodaje le dejó las llaves de su casa ya que tenía una cita con el dentista.

Joseph y yo no tenemos una visión remotamente similar, no tenemos los mismos intereses creativos ni exploramos los mismos géneros, y BT no pertenece a su género favorito, sin embargo ahí andábamos, en la privacidad de su casa llenándola de actores y colaboradores, planeando escena tras escena.

Algo que me daba risa es que, creo yo, no la paso nada aburrido durante ese tiempo, no era como si estaba todo el rato viendo que no le desordenáramos su casa como si fuera una guardería. Lo he mencionado antes y lo mencionaré de nuevo, ir a casa de Joseph es como el sueño de todo realizador, tiene películas, tráilers, spots, series, todo lo que se puedan imaginar, y mientras rodábamos ponía ya fuera una película (En una ocasión puso “Juno”) o algún behind the scenes y mantenía a ambos los actores como a los realizadores presentes entretenidísimos cuando no estaban rodando (Chequen en el detrás de cámaras de BT cuando una de las actrices está pegada al televisor viendo “True Blood”), y hasta donde yo se él también estaba entretenidísimo. Tal vez no fue su intención, pero se convirtió en el mejor anfitrión del mundo, comenzando con su tolerancia y terminando con sus proyecciones. Con decirles que en un momento estaba a punto de grabar, y Abraham Sánchez me dijo que lo esperara porque estaba viendo algo que Joseph le estaba mostrando. De hecho, algo que se me hizo muy placentero a pesar de que no tuve nada que ver fue en una ocasión en la que Abraham le mostró por primera vez su corto “Postmortem Tacobar”, y al terminar Joseph le dio su opinión constructiva, pero era notable que estaban conectándose creativamente, de tal manera que no me sorprende ver a Joseph trabajando en el rodaje de “Sanguijuelas”.

Jose Paredes, Joseph Perez, y Alvaro Zendejas

Foto tomada por JC Ayvar

Él no sabía prácticamente nada del proyecto, solo que era un party, hasta ahí. No sabía cuántos personajes, quien haría que, por que, ni en qué momento. Simplemente nos abrió la puerta de su casa de la manera más generosa y bondadosa, y es algo que realmente nunca voy a olvidar, y es algo por lo cual siempre estaré en deuda con mi querido amigo. Nunca, nunca, pero nunca dejaré de serle agradecido, y aunque mi conocimiento y mi noción del cine tal vez sea muy limitado, siempre estaré ahí para ayudarlo.

God Bless you bro, I’ll never Forget this!

1 comentarios:

Yeyo dijo...
2:55 p. m.

Su casa rifa...me gusta el letrero del refri jaja...aparte jugue MK vs DC...la neta, a mi me paso un chingo cuando fui porque practicamente fue una especie de party, pisteando y cotorreando nada mas...ah y viendo Tv haha.