La Vida Precoz y Breve de Sabina Rivas



 Cuando me enteré que "La Vida Precoz y Beve de Sabina Rivas" trataba de una  adolescente que trabajaba en un burdel en Guatemala con el sueño de llegar Al Norte a ser cantante me imaginé todo el drama y todas las tragedias que vendría incluidas en el filme: Prostitución, Sexo, Desnudos, Violación, Muerte, Corrupción, y ya que estamos por esos rumbos agréguenle un toque de Incesto. Cuando me enteré que sería dirigido por Luis Mandoki, quien en el 2004 hizo "Voces Inocentes" me imaginé que sería muy brusco y directo a la hora de mostrar todo lo negativo que sucede, tan solo recuerden cuando dos niños son fusilados en su otro filme por unirse a la rebelión contra el gobierno Salvadoreño. Supongo que, a diferencia de "Ciudad de Dios" o "Slumdog Millionare", no hay manera de contar esta historia y enfocarse únicamente en los sueños y las limitadas cosas positivas que le pasan a la protagonista. Aunque también recuerdo "Precious", otro filme en el que le pasan tantas cosas malas a la protagonista y sin embargo nunca sobresale como una tragedia. Quién sabe.

Es obvio que un filme como este incluye los dos cliches del cine mexicano: Sexo y un final no feliz. Pero es precisamente tan obvio que iba predeterminado y simplemente me enfoque en que hacen con este material y como cuentan esta triste historia.

Sabina es una adolescente que frecuentemente cruza la frontera sureña hacia México para asistir a distintos trabajos programados por la dueña del burdel llamada Lita. Esta señora tiene un acuerdo con los agentes de migración, así que cuando Sabina cruza por primera vez y el agente la manda a inspección secundaria se da cuenta del gran error que hizo cuando el chofer le dice, "A ella la mandó doña Lita". Esa noche es un completo desastre y Sabina acaba siendo violada por un agente norteamericano. Cuando regresa toda golpeada y violada doña Lita la cuida y la prepara para el segundo intento convenciéndola de que viera esto como el básico error de todo primerizo.

Una subtrama incluye a Jovany, un joven que por un lado es una persona violenta que hace todo lo que su pandilla, La Mara Salvatrucha, le ordenan, por otro es un joven que quiere a Sabina y que se mete por su ventana de vez en cuando para ver su bienestar. El pasado de estos dos jóvenes es bastante complicado e incluye una revelación que no diré por aquí, aunque realmente no enriquece o arruina la experiencia si se los dijera.

Otra subtrama incluye a los migrantes que abordan a La Bestia, aquel tren que funciona como un pase hacia la esperanza para estos pobres individuos. Al comienzo el tren es detenido por la migración mexicana, los migrantes salen huyendo, a algunos los arrestan y a otros los dejan en manos de los Maras, quienes los golpean y los asaltan sin piedad. En base a esto un grupo de migrantes deciden unirse y actuar al respecto, aunque nunca lo hacen ni especifican en ningún momento de que manera lo harían.

Todos estas historias se rotan el tiempo en pantalla durante todo el filme, pero a la persona que seguimos en todo momento es a Sabina.  Una de las personas con quien lidia frecuentemente es con un agente de migración llamado Burrona, interpretado por el indispensable Joaquín Cosio. Esta película es muy deprimente, pero Joaquín nos da unos momentos cómicos de la misma manera que Daniel Giménez Cacho lo hace en "Arráncame la Vida"  no por lo que su personaje hace o dice, sino por el cinismo con el que lo hace. El personaje de Joaquín es prepotente y malévolo, pero no siempre tiene control de las cosas y ocasionalmente hace movidas torpes e ingenuas. Hay un momento en que quiere secuestrar a Sabina y llevarla al oficial norteamericano que la violó anteriormente, y ambos forcejean y se golpean de una manera sumamente brutal, sin embargo es un momento de risa porque Burrona muestra cierta vulnerabilidad y nos demuestra que este personaje no es un Villano, sino una persona con malas intenciones a la que no siempre le salen bien las cosas. El final de esta escena y lo último que dice Joaquín es de los momentos más chistosos del filme, y lo curioso es que no se esfuerzan en serlo ni tampoco es una risa involuntaria que le afecte al filme de manera negativa.

La película se alarga un poco de más al mostrarnos detalles y perspectivas que en realidad no son necesarios, pero nunca es aburrida y la calidad de la producción es muy buena. Cuando termina las cosas no han cambiado mucho para Sabina, pero le han sucedido una serie de experiencias que le dejan muy en claro que es imposible cumplir su sueño de cantante. La última vez que la vemos se resigna a la vida que tiene y acepta que no hay mucho hacia a donde avanzar desde ahí. A diferencia de "Voces Inocentes" no hay mucha trama o suspenso. En ese otro filme el protagonista, un niño de 11 años, tenía como objetivo esconderse del ejército para evitar ser reclutado y escapar del país para salvarse de ello. Sabina no tiene seguridad alguna, su objetivo es claro pero está sumamente lejos de cumplirlo. Uno de sus clientes es el Consul de México,  quien parece querer ayudarla a conseguir su nacionalidad pero son sumamente dudosas sus intenciones, especialmente cuando la va a visitar después de haber sido violada, y en vez de confortarla la hace que le haga sexo oral. Jovany la quiere, pero su lealtad a los Maras no habla muy bien de él. Doña Lita le dice que es como su hija, pero sus recomendaciones siempre son que sigua trabajando para ella. En realidad no hay nadie en quien pueda confiar la pobre hasta el final cuando llega a una aldea de gente buena y pacífica, pero eso no dura mucho. A pesar de todas estas tragedias el filme nunca exagera ni invade el melodrama, pero tampoco muestra ninguna pizca de esperanza.

1 comentarios:

Anónimo dijo...
7:27 p. m.

Muy buen analisis. Gracias! La revelacion al final me causo gran sorpresa y tristeza. La verdad la pelicula es buena per muy fuerte. Es dificil distrutarla cuando hay tanta tragedia y ninguna esperanza.