Common Ground


A pesar de que su opera prima fue una sensación mundial y fue también nominada a Mejor Película Extranjera en los Oscares; A pesar de que su Segunda película fue responsable de la nominación de dos buenísimos actores (Uno de ellos fue su primera y única nominación); A pesar de que su Tercer filme fue responsable de que ganara en Cannes el premio a Mejor Director, y el filme en si fuera ganador a Mejor Película en los Globos de Oros y fuera nominada en esta misma categoría en los Oscares; Y a pesar de que su Cuarto filme fuera nominado a Mejor Película Extranjera en los Oscares y que su actor protagónico fuera galardonado Mejor Actor en Cannes y fuera nominado en esta misma categoría en los Oscares…. Iñarritu siempre será un director menospreciado en México, ya saben, el famoso lema de nadie es profeta en su propia tierra.

Todos halaban a Del Toro o a Cuaron, y no se atreven a cuestionarlos, pero Iñarritu es del resto de cineastas mexicanos de los cuales solo resaltan sus defectos, la diferencia es que Iñarritu ha logrado cosas que muchos de estos cineastas no lo han hecho.

Menciono esto por que acabo de ver un documental que viene incluido en la edición especial de “Babel” titulado “Common Ground” el cual en realidad es un videodiario del director y cuenta su aventura al realizar este fascinante filme que ha sido fuertemente criticado por muchos realizadores tanto locales como a nivel mundial.

Debo decir que Iñarritu es verdaderamente un director de actores, realmente sabe meter a actores en el papel, utiliza técnicas informales que le dan un resultado fascinante, y en ocasiones se le va la mano, lo cual es algo que él mismo admite. Sin embargo, ninguno de los actores parecen estar molestos cuando terminan el rodaje, al contrario, varios de ellos lloran al respecto, incluyendo los dos niños de Marruecos en un momento conmovedor en el que Iñarritu los abraza a ambos mientras que estos lloran.

No hay nada especial sobre el documental en si, simplemente es el principio y fin de la realización de un filme, acompañado de las analogías filosóficas de Iñarritu sobre fronteras, barreras de lenguaje, etc. pero lo fascinante es su relación con los actores y sus repentinas decisiones en momentos de caos. Como tenemos por ejemplo cuando grababan en Tokyo, cuando le cancelaron el rodaje por que detuvo el trafico por un par de minutos. En una junta menciona todos los motivos por el cual pudieran parar el filme, agregando al final, “Como hacen filmes en este país?”. Sin embargo, como todo mexicano, decide hacerlo a escondidas, y fue así cuando grabaron la mayor parte de las escenas que se llevaban a cabo en las calles de Tokyo.

Otro momento emotivo es cuando la traductora de Marruecos suelta el llanto al ver la escena cuando matan a uno de los niños de Marruecos, y su papa lo agarra entre sus brazos soltando el llanto. Aquí ella revela que pasó por exactamente lo mismo (Nunca aclara si la balacera en si, o simplemente el padre que lamenta la muerte de su hijo).

Drama es el género que le pertenece a Iñarrit, y lo domina como ningún otro director, lo cual, en cuanto mi persona, se le perdona que no explore otros géneros. Claro, en “Biutiful” se le fue la mano en cuanto “catalizadores” de lo que haría una historia dramática y hasta trágica, pero la actuación de Bardem lo compensa todo.

Pues bien, pudiera estar horas y horas señalando los puntos buenos y los motivos por lo cual Iñarritu merece nuestro respeto y no nuestra indiferencia, pero menospreciarlo es un acto que se ha sembrado en la mente de muchos tan profundamente que en realidad ni para que discutir.

En su crítica de “Babel” Roger Ebert hace unos señalamientos tan fascinantes del filme que hace que lo aprecies nuevamente. Recuerdo que se la mandé a un compañero realizador que detestó el filme. Después de leerla mi compañero contesta diciendo, “Por eso me cae gordo Ebert”, simple y sencillamente, no hay manera.

1 comentarios:

Anónimo dijo...
12:27 p. m.

Jueves 24 de marzo 2011
A3 Aperitivo al Cubo
Visitas guiadas por las exposiciones temporales: Obra Negra y UN-glory holes.
Proyección de videos en diversos espacios de El Cubo del CECUT y aperitivos.
Curaduría de las proyecciones: Giancarlo Ruiz
El Cubo del CECUT
De 7:00 a 10:00 p.m.
$46.00 m.n. Entrada general
Costo incluye el primer aperitivo por: Cielo, restaurante y bar de agua.