Recordando War of the Worlds del reciente ganador al Golden Globe, Steven Spielberg!


Spielberg es mi ídolo, así que tengo dos propósitos en cuanto sus filmes: El primero es que todo filme dirigido por él debo verlo en el cine, y el segundo es que de todo filme debo escribir una reseña. Sin embargo, cuando salió “War of the Worlds” no escribí nada, lo cual se debe a que, hasta este día, me es difícil describir este filme. Cuando salió no fue exactamente una sensación cinematográfica, sino una película más de acción protagonizada por Tom Cruise, la cual sale cada uno o dos años (Al año después se estrenó “Mission Impossible III”), pero bueno, ¿que se podía esperar si “Minority Report”, una de las mejores películas de la década pasada, también fue menospreciada? Sin embargo, a excepción de Roger Ebert, a los críticos no pareció haberles molestado. A mis alrededores la gente que la veía no parecían haberse sorprendido con el resultado final, “está curada” hasta ahí. Lo mismo con realizadores locales, pero si de algo me he dado cuenta sobre la opinión de los estos es que si un filme no es perfecto, el enfoque es mas que nada en lo negativo.

La mejor y mas fácil manera de describir “War of the Worlds” es llamándola un bizarro hibrido entre “Independence Day” y “Signs”. Ambas películas tratan sobre una invasión antipática por parte de extraterrestres. La primera es una película absurda, cómica, divertida, y enfocada más que nada en las escenas de acción en la que ocasionalmente muestra el punto de vista de los aliens (“Mars Attacks” podría incluso hasta a ser una parodia de esta misma si no lo fuera de las películas cheesy de los 50’s). “Signs” en cambio es una impecable película que bien podría clasificarse como terror ya que tiene verdaderos momentos que dan miedo, enfocandose en un grupo de campesinos y como ven que el mundo esta siendo invadido ya sea por su televisor o por que cosas raras pasan en los campos justo afuera de su hogar.

WOTW toma aspectos de ambos filmes y los combina en un solo paquete. Al igual que “Signs” sigue a un grupo de ciudadanos durante la invasión. Al igual que “Independence Day” muestra momentos catastróficos en los que el mundo esta siendo atacado por estos extraterrestres. Al igual que “Signs” muestra consecuencias y daños colaterales causados por la invasión (Una de mis escenas favoritas es cuando un grupo de personas atacan a Tom Cruise y a su familia para robarles el carro, la cual termina con trágicas consecuencias). Al igual que el final de “Independence Day”, Cruise averigua una manera para derrumbar a los tripies a pesar de sus escudos energéticos. Y así es sucesivamente durante todo el filme.

Tal vez es por eso que la respuesta no fue tan emocionante hacia el filme, tal vez se deba a que nos mostraba cosas que ya habíamos visto años atrás en otros filmes. O tal vez se deba a como trata a los personajes.

En “Independence Day” son muchísimos los personajes que seguimos durante la película, por lo cual es entendible que el filme no los explore completamente. Esto es algo aceptable con todo tipo de filme que igualmente decide seguir a muchos personajes a la vez (Tan solo miren “Magnolia” de P.T. Anderson). “Signs” solo sigue a cuatro personajes, y durante las dos horas los sigue únicamente a ellos, más aún al protagonista interpretado por Mel Gibson, creando sus personalidades y dándose el lujo de explorar sus problemas que existían previamente a la invasión (Un momento favorito es cuando el hijo de Gibson tiene un ataque de asma y Mel mira hacia arriba y dice “Te odio”, sin decir a quien o por que, sin embargo sabemos a quien se refiere, y por que se siente de esa forma). En WOTW Spielberg sigue solamente a tres personajes, pero los trata como a los de “Independence Day”, solo mostrando sus conflictos por encimita. Cruise es un papá no muy ejemplar, su hijo Ronnie es un rebelde que al igual como se le rebela a su padre se quiere rebelar en contra de los aliens, y Dakota Fanning lo único que hace es gritar cuando el peligro surge. Es un poco raro que durante dos horas no nos desprendamos de estos personajes sin embargo cuando termina no conocimos mas de lo que supimos de ellos en los primeros 10 minutos. Aunque en cuanto esto Spielberg dijo que quería mostrar principalmente “la experiencia” de la invasión, independientemente de quienes son las personas a las que sigamos durante todo el rato. Es raro en el sentido de que puedo ver como a muchos pudiera no importarle, pero a otros pudiera molestarles.

Afortunadamente el filme es dirigido por Spielberg, quien sospecho tenía muchas ganas de hacer una película de acción de tal magnitud, se nota en las fascinantes e intensísimas escenas de acción. Todos halagamos a Cuarón al año después por sus fascinantes planos secuencias que hizo en “Children of Men”, pero Spielberg en esta también se echa varios igualmente fascinantes, la diferencia es que en estas hay más explosiones, mas cambios de encuadres, y más cosas pasan frente a la pantalla que muchos ni los notaron. Esa es precisamente la magia. Hay una toma fascinante en la que Spielberg sigue a los personajes mientras manejan una van a gran velocidad, lo impresionante es que la cámara los sigue por fuera, le da la vuelta al carro, se aleja en lo que el carro evade chocar con otros carros, se acerca de nuevo, los observa mientras platican, y así sucesivamente hasta que la toma termina cuando la cámara sube en un crane tan arriba que vemos todo el caos mientras que la gente corre por las calles. Otro momento fascinante es cuando los tres personajes sobreviven un ataque de los extraterrestres, y terminan en un cerro y a lo lejos ven como los tripies siguen atacando a cientos de personas, quienes corren hacia otro lado para alejarse de ellos, pero el momento culminante es cuando los tripies los interceptan y escuchamos a lo lejos cientos y cientos de gritos. Cuando veo estas escenas veo lo frustrante que es ver como Roland Emmerich, director de “ID”, nos muestra todo lo sucedido desde todas las perspectivas y no deja nada a la imaginación.

Todo esto Spielberg lo hace tan bien que es lo que salva el filme para mí. Sin embargo no lo sentí como nada excepcional, y de hecho me atrevo a decir que si no lo hubiera hecho no me hubiera molestado. Pero mi teoría es que a Spielberg le gusta hacer películas más de lo que le gusta hacer obras maestras. Pocos saben que hizo “The Terminal”, pero él lo quería hacer, lo disfrutó, y ni sintió la necesidad de hacerle publicidad. Y si el proyecto no funciona, no cambiará lo mucho que ya ha influido en la historia del cine. Así que hace lo que quiere. Tal vez lo único que quería hacer con WOTW es simplemente mostrarnos buenísimas e impecables escenas de acción, no es nada trascendente, pero si valorable.

Aqui les dejo la toma descrita arriba en donde los personajes manejan un carro a toda velocidad:


0 comentarios: