Revolucion


Hacer un corto de diez minutos inspirado por la Revolución mexicana no es tan fácil como se escucha. No puedes ser muy directo sin verte obvio ni puedes ser tan abstracto sin verte ambiguo. Si a mi me lo pidieran supongo que volvería a mi niñez, ya que como suele pasar con religión, fe, creencias (Santa Claus), la celebración del 20 de noviembre era un dia que esperábamos con emoción sin cuestionar nada. Simplemente disfrutábamos los espectáculos que hacían en la escuela: Números musicales, folklor mexicano, flautas, mole, vestuarios, etc. Todo esto era tan real y tan emocionante durante la infancia. Hoy en día, uno de adulto solo se preocupa por el puente de vacaciones y a que bar nos iremos a celebrar, cosa que pudiéramos hacer en cualquier dia del año. Ya no lo celebramos de manera exclusiva. Este fue el reto que Gael García Bernal, Diego Luna, Amat Escalante, Rodrigo García, Carlos Reygadas, Patricia Riggen, Fernando Embicke, Gerardo Naranjo, Rodrigo Plá, y Mariana Chinillo enfrentaron al haber hecho el proyecto “Revolución” hace dos años, celebrando los 100 años de la Revolución mexicana. Los cortos se mostraron por Internet a finales del 2010, pero recuerdo no haber tenido el tiempo para verlos, ya cuando quise los habían quitado. Dicho proyecto y la reunión de tantos directores contemporáneos parece ser una iniciativa interesante, pero al terminar el proyecto me quedó la duda de cual haya sido el objetivo individual de cada director o que es lo que querían contar ya que en muchos de ellos la referencia hacia la Revolución es casi nula, y acaban siendo un ejercicio que muchos esperamos de dichos directores en base a sus trabajos previos.

Algo que supuse desde antes de ver los cortos es que muchos de estos usarían referencias simbólicas a la Revolución en vez de ser mas directos ante ella. Tenemos el caso de “R-100” de Gerardo Naranjo, el cual sigue a un hombre ensangrentado que lleva en sus hombros a su compañero gravemente herido. Mi problema con este en particular es que su simbolismo o su metáfora es demasiada universal que no se detiene únicamente con la revolución, sino con toda guerra que el ser humano ha sido involucrado, demeritando mucho la individualización como algo referente a la Revolución. Y, al igual que “Drama/mex”, sabemos lo que los personajes hacen y en la situación que están, pero nunca por que o como fue a dar ahí. Los de ambos Diego y Gael no hacen el mas mínimo sentido, esto es de esperarse de Gael considerando que autodefinición fue el principal problema de “Deficit”, pero me sorprende de Diego considerando que hizo el buenísimo largometraje “Abel”. Otro sumamente ambiguo es el de “El cura Nicolás colgado” de Escalante, al cual entendí el comienzo, o por lo menos pensé haberle entendido hasta que llegué al final. Estos cortos mencionado son los mas ambiguos al respecto, sin embargo ninguno necesariamente me molestó o me hizo enojar, e incluso sus pecados fueron no haberle brindado respeto o tributo a la Revolución y no necesariamente por que sean malos en cuanto calidad. Sin embargo, hay uno que me molestó como no tienen idea, se trata de “Este es mi reino” de Carlos Reygadas.

Antes de haber visto algo de él yo había escuchado tanto pestes como halagos sobre su trabajo. La mayor crítica fue que sus filmes mostraban un desconcertante morbo sexual que no parecía tener otro objetivo que simplemente complacer a todos aquellos que consideran dichas escenas como fascinantes metáforas. Lo que mas les molestaba a muchos era que en muchas entrevistas admitió que ni él sabía que quería decir con sus filmes, pero eran estos fanáticos del simbolismo que le daban más crédito a las imágenes de las que él atentaba. Nada de esto vi con la fascinante “Luz Silenciosa”, pero fue esto lo exactamente vi en “Este es mi reino”, el cual muestra una celebración disfuncional de la revolución en la que acaba con la gente prendiéndole fuego a un auto, aventándole piedras, etc. La narrativa que usa es confusa, o es documental o simplemente no le importa que el espectador esté consciente que están grabando un cortometraje (Si la segunda alternativa es la correcta créanme que hay mejores maneras de hacerlo, tan solo vean “24 Hour Party People”). El momento que mas me molestó es en la que un anciano parece estarse masturbando ahí en plena fiesta afrente de niños y familias completas, y mas adelante se pone a orinar frente a todos ellos. ¿Que quiere mostrar Reygadas con esto? ¿Cuál es la necesidad? ¿Qué tiene que ver con la Revolución? Su corto es simplemente pedante y patético.

Los otros cortos incluidos son mas relevantes y con los pies mas en la tierra en cuanto la temática: Embicke muestra a una banda preparándose para “La Bienvenida” (De que exactamente? No me quedó claro),y , al igual como con “Temporada de Patos”, lo muestra con tomas perfectamente encuadradas e inmóviles, solo que esta vez son mas fluidas y parece estar menos consciente de ellas. “Lindo y Querido” de Riggen cuenta la historia de una hija que quiere enterrar a su papá en su tierra natal, lo cual es un obstáculo considerando que vive en E.U. y no tiene dinero para hacerlo. Este es tal vez demasiado obvio al estilo “Vive en tu Casa”, pero mínimo es entretenido. “La Tienda de raya” de Chenillo cuenta la historia de una empleada de un supermercado que demanda a la empresa por pagarle con vales de despensa. Es bueno este corto a excepción que la única referencia hacia la Revolución es minimalista (El prologo nos informa que durante la revolución a muchos trabajadores se les pagaba con vales de despensa). “La Séptima y Alvarado” de Rodrigo García es mas que nada un colage de imágenes en cámara lenta mostrándonos un desfile (real o imaginario) revolucionario en Los Ángeles, la ciudad extranjera mayormente habitada por mexicanos. Y finalmente tenemos “30/30” de Rodrigo Plá, el cual se me hizo el mejor de todos ya que esta inspirado por el caso verídico del nieto de Pancho Villa, a quien lo invitaron a diferentes eventos sobre la revolución, pero en ninguno se le dió la oportunidad de expresar lo que sentía y pensaba sobre este día festivo, o incluso sobre su abuelo. Plá muestra a este señor callado, humilde, y nervioso de presentarse ante tanta gente. Lleva con él su discurso escrito en una hoja de papel, pero al negarle la palabra le cae el veinte de que es más que nada una atracción para todos y no una persona, y su expresión es devastante y entristecedora.

Directores de "Revolucion"

Como pueden darse cuenta, son la mitad de los cortos los que no parecieron haberle sido fiel al objetivo principal de este experimento, esto demerita al proyecto completamente en cuanto brindarle honor al centenario revolucionario, pero son tan abstractas las iniciativas que me pongo a cuestionar ¿Qué era lo que querían transmitir con estos cortos hacia el espectador? ¿Hacia los mexicanos? Yo me imaginaría que quisieran que al terminar uno se sintiera orgulloso de ser mexicano y de este día tan importante para nuestra nación. Pero lamentablemente el orgullo y arrogancia de muchos de estos fueron causa de que al terminar solo pensara en como cineastas como estos no pueden mantenerse al margen de lo que les corresponde decir o explorar, como lo hacen todo a un lado para complacer sus masturbaciones mentales y creativas. Y lo peor es que son tantos los que hacen esto que se llevan de paso a los que si tenían algo que decir sobre la revolución.

2 comentarios:

Anónimo dijo...
12:00 p. m.

lo ke mas me cae de a MADRE es ke x culpa del aaron me esta fastidiando el acento de el "memo" y PEOR, ke le gusta THE SOUNDS!!!
Marco Paredes

Mr. Spam dijo...
7:44 p. m.

Es tan predecible Reygadas que incluso cuando presione play en el video y le adelante especificamente a la mitad del video sabiendo que ese mero momento era cuando estaba el viejo masturbandose.

Este reprimido no se merece nuestra atencion, la neta. Entiendo que todo mundo tiene sus morbos, la de Carlos es hombres masturbandose, pero para eso se tiene una vida para explorar esas obsesiones homoeroticas.

Como el cineasta mencionado en el comment anterior que decidió poner los genitales de su compañero en camara temblando freneticamente en un corto de "terror".

No se porque lo hacen, talvez odian tanto al público que se quieren burlar de el viendo como todos aguantan y por no verse "incultos" se sientan callados y aceptan las imagenes.

Talvez es una forma de violación segun esos cineastas. Su forma de "stick it to the man".

Aunque... de cierta forma, es perfectamente representativo de lo que son estos trabajos. Son chaquetotas mentales, solo que en estas chaquetas nunca hay orgasmo, dan hueva.