Man of Steel

Batman es un personaje al cual fácilmente le puedes identificar y explotar su lado obscuro, y nadie lo ha hecho mejor como Christopher Nolan y su trilogía Dark Knight. El reto es cuando tomas a un personaje de comic y ponerlo en un mundo obscuro cuando pertenece a un mundo lleno de colores, tal como fue con Spider Man el año pasado con la bizarra "The Amazing Spider Man". El error de esa película es que tomó los dos aspectos que la pudieran hacer más obscura (La muerte del Tío Ben, y su transformación por el piquete de araña) y los manejó de una manera muy desapercibida, finalizando con un resultado no muy convincente.

Ahora viene "Man of Steel", película que toma el mismo acercamiento obscuro a la historia de Superman que anteriormente se había interpretado con humor y colores en la clásica "Superman: The Movie" (1978) protagonizada por el fallido Christopher Reeve y dirigida por Richard Donner. A pesar del resultado de Spiderman el año pasado yo estaba muy optimista con este experimento ya que estaría en manos de las mismas dos personas que hicieron posible la trilogía Dark Knight, Christopher Nolan y David S. Goyer. Una vez desarrollando esta nueva historia del hombre de acero, estos dos lograron identificar el pequeño detalle con el que pudieran darle el toque obscuro que la historia requiere. En este caso se van por la constante lucha que Clark Kent enfrenta desde su niñez al descubrir que puede hacer cosas que nadie más puede, tales como salvar un autobús escolar que se desvía y cae al río, y no poder defenderse contra los bullys que lo atormentan ya que un golpe de él puede causarle daños graves al otro niño. Esa es una perspectiva muy interesante y fructífera, pero lo malo es que, a diferencia de "Batman Begins", filme que observó los orígenes de Batman de manera traumatizante, este filme pierde la paciencia y nos da escena tras escena de acción y efectos especiales sin profundizar mucho en Clark, sus miedos, y sus traumas. No recuerdo una escena en la que Clark tenga una conversación casual con su madre o con Louis Lane en la que lo muestre como un ser común y corriente con habilidades que, durante sus primeros años, parecen ser una carga en vez de un don.

Cuando el filme comienza vemos el planeta Krypton y sus últimos días antes de que se destruya a causa de que sus residentes explotaron y sobre gastaron sus recursos naturales. Ya se saben la historia: Jor-El (Russell Crowe)  decide mandar a su único hijo a la tierra para que se salve de la explosión y que pueda, en algún futuro, iniciar nuevamente la vida kryptonita. Esto sucede durante un golpe de estado coordinado por el general Zod (Michael Shannon), quien es condenado a una vida de encarcelamiento en el espacio, pero una vez que el planeta se destruye queda libre para que en unos, no sé, 33 años localice a Clark y comience la batalla entre ambos. Todo este origen es contado a través de flashbacks mientras que el adulto Clark (Henry Cavill) trabaja  en distintas ocupaciones en las que, tarde o temprano, revela su origen y tiene que huir de ahí. Por otro lado tenemos al FBI quienes parecen haber encontrado una nave no identificada enterrada en el hielo del polo norte (¿O polo sur?), y cubriendo esta historia tenemos a la reportera Louis Lane (Amy Adams) del Daily Planet, quien una noche sigue a un individuo desconocido entrar a la nave y, al parecer, echándola andar. Este individuo es, por supuesto, Clark Kent. El tiempo pasa, y Louis comienza a investigar quien era este individuo hasta llegar a la granja Kent, descubriendo completamente su identidad. En eso, en todos los televisores del mundo aparece un tétrico mensaje informándonos que no estamos solos y exigiendo que entreguemos al alienígena que ha estado viviendo en nuestro planeta por 33 años. Clark, por supuesto, se entrega teniendo puesto el traje que encontró en la nave enterrada, el cual es, por supuesto, el clásico traje de Superman, y lo fascinante del traje es que da la verdadera impresión de que es un traje alienígena y no un traje de superhéroe hecho en los 70's. 

De aquí en adelante es una serie de peleas, explosiones, persecuciones, desastres apocalípticos, etc. Cuando recién vi la película puse en facebook que era la película que "The Avengers" debió haber sido. A lo que me refiero con eso es a la batalla final y la manera en como ambos filmes lo manejan. En TA la acción era solo un pretexto superficial para tener a todos estos superhéroes peleando juntos por primera vez frente a una cámara. En MOS la batalla es aterrante, violenta, con verdaderas amenazas y consecuencias. Hay un punto en el que varios empleados del Daily Planet corren por sus vidas en las calles mientras que atrás de ellos vemos a docenas de civiles siendo asesinados por los ataques del General Zod. Esto es una verdadera amenaza y no solo un pasatiempo. A pesar de todo esto y lo bien que está manejado, llega un punto en el que el exceso de acción cansa y enfada, mas nunca aburre. Uno de los miles de defectos de "Superman Returns" (2006) de Bryan Singer es que Clark no era un personaje carismático ni, relativamente, humano, solo lo veíamos triste, mirando, reaccionando, y pensando sin tener una personal e intima conversación que lo hiciera más identificable. En esta pasa básicamente lo mismo, pero la historia y las observaciones externas del personaje lo hacen mucho más tolerable, y me alegra decir que acaba justo en el momento en que Clark finalmente podrá integrarse a la sociedad y que, espero, por fin lo veamos interactuar con otras personas y se le dé la oportunidad a los cineastas de darle más personalidad al hombre de acero.

En su tiempo (2005) "Batman Begins" tuvo una recepción un poco desigual por parte del espectador ya que no habíamos visto una obscura película live action del Caballero de la Noche desde los filmes de Tim Burton (Los de Schumacher le quitaron lo dark), y lo mejor vino, como todos sabemos, cuando la secuela salió tres años después, y una vez que salió esa secuela BB fue mejor recibida y muchos nos retractamos de nuestras primeras opiniones. "Man of Steel" es tal vez un poco más accesible ya que han pasado 36 años desde la original de Donner, y la reciente noción de "Superman Returns" solo nos hace ver lo buena que esta nueva realmente es, pero aún no sabemos qué tipo de persona realmente es Clark Kent, y esa exploración fue la fuente principal del éxito de BB, lo cual esta carece por completo. Pero como dije arriba, acaba justo cuando están por mostrarnos este lado del personaje, y una vez haciéndolo se le dará un toque tan humano al filme que cuando veamos a Superman y Metropolis siendo atacados no solo nos impactará por el caos que se ha desenvuelto, sino porque incluye a un personaje que nos agrada y realmente nos importa.

1 comentarios:

Juan dijo...
8:20 a. m.

La verdad es que lo que le falta a Man of Steel es lo que le sobra a Superman: The Movie, Carisma. Ayer me puse a ver con mi novia la original, siendo que ella nunca la había visto, comparabamos los dialogos, el "charm" y la quimica que existe entre Superman y Loise Lane, y la verdad es que no hay comparativo. Será muy difícil introducir esto en la segunda parte, número uno porque a pesar de que ambos actores son "Atractivos", Christopher Reeve es mejor actor. Cuando se pone el traje de Clark, es un personaje totalmente diferente, mientras cuando Cavill se pone ese outfit al final, solo se ve como el equivalente de una morra vestida de enfermera en halloween, simplemente mas sexy ... MAL!