Del Toro y su zona de confort



En menos de una semana se estrenará "Pacific Rim", el octavo largometraje de Guillermo del Toro después de cinco años de ausencia como director. Por supuesto, mucha gente está emocionada, alterada, ilusionada, motivada, y aterrada de felicidad por este nuevo filme de uno de los directores Mexicanos más exitosos del mundo del cine. Como todos sabemos, Del Toro se especializa en hacer cine de terror/fantástico, en casi todos sus filmes lidia con monstros de algún tipo, y uno de los dones del director es el detallado cuidado y trabajo que le mete a los monstros con tal de hacerlos más memorables y aterradores. El más popular es el hombre pálido de "El Laberinto del Fauno", su mejor filme hasta ahorita, quien es caracterizado y recordado por tener los ojos en las palmas de sus manos. Así que ahora regresa con "Pacific Rim", una película en la que monstros invaden la tierra y los humanos luchamos con ellos manejando robots metálicos gigantes con los que se agarran a golpes de la misma manera que Godzilla lucha con otros monstros sobre la ciudad. Este es exactamente el tipo de filme que uno espera que Guillermo del Toro haga. Es por eso que tal vez no me emociona en lo más mínimo su triunfal regreso.

Yo soy el tipo de personas que admite cuando un filme no es bueno, pero aún así me gusta muchísimo. Con Del Toro me sucede al revés, sé que es un buenísimo y talentoso director, pero no lo pongo en un pedestal como todo mundo lo hace cuando nunca se ha atrevido a salir de su zona de confort. Iñarritu es un director que fue criticado por hacer tres películas que incluían la misma fórmula de historias entrelazadas por una tragedia, lo cual no entiendo por que él aclaró en muchas ocasiones que se trataba de una trilogía. Sin embargo nadie se ha molestado por señalar que Del Toro no sale del cine fantástico y los monster movies. En este sentido es Alfonso Cuarón quien les da en la torre a los dos ya que ha hecho desde comedias, como adaptaciones de Shakespeare, películas familiares,  tragedias futurísticas, y una de las de Harry Potter. Este director no parece tener zona de confort, y ha trascendido en distintos estilos y géneros. Iñarritu está por hacerlo con su nuevo filme, el cual es una comedia llamada "Birdman" con Michael Keaton. En cambio Del Toro nos trae nuevamente una monster movie, y sinceramente no siento la más mínima emoción como, por ejemplo, nuestro querido y estimado Joseph Pérez del Cinemático, quien está planeando ir al estreno con toda la clica de Horror Fans de la ciudad, incluyendo Edgar Guerra, Aarón Soto, y, por supuesto, Abraham Sánchez. Los Horror Fans del mundo lo ven como un Dios, lo cual es entendible precisamente por su persistencia en hacer buenas películas de terror, pero fuera del ámbito horror fan no tienen idea cuantas veces he escuchado a muchos cuestionarse, ¿Por qué tengo que alabar a alguien que hizo una obra maestra hace siete años?, refiriéndose por supuesto al "Laberinto del Fauno". Con ese filme no me meto! Ese filme si fue una verdadera obra maestra y no por el terror en sí, sino por la fascinante fusión que hizo Del Toro al combinar dos géneros que nadie se imaginaría ver juntos en pantalla. No es para menos que este filme le dio su nombre a Del Toro, y desde entonces cuando se involucra en un proyecto como productor se le hace difusión diciendo, "De Guillermo del Toro!", tal fue el caso poco tiempo después con "El Orfanato", el cual nos dio la ilusión de que sería el siguiente Laberinto, pero ni al caso. Se merece todos los halagos y admiración del mundo por El Laberinto, eso es indiscutible, pero es increible cuantos proyectos se le cayeron después ( A mi me fascinaba uno que quería hacer con Disney sobre el reboot de "The Haunted Mansion" basada en el personaje llamado Hatbox Ghost). Y bueno, por carencia de palabras claras para explicar cómo me siento al respecto, digamos que prefiero admirar a cineastas como Quentin Tarantino de la manera que los Horror Fans admiran a Del Toro ya que, a diferencia de él, se la pasa haciendo obra tras obra maestra reconocida no solo en el ámbito creado por su género. Yo no exijo que un director haga una obra maestra cada vez que haga una nueva película, pero Guillermo del Toro es alabado como tal por haber hecho El Fauno hace siete años. Si voy a alabar a alguien de esa manera, me voy con Tarantino.

Por supuesto, existe la gran probabilidad de que en unas semanas quede impactado con el resultado final de "Pacific Rim", y de echo estoy seguro que mínimo me va a gustar, pero buena o no, sigo firme con el hecho de que se salga de su comfort zone e intente cosas nuevas. Ya lo hizo una vez en el 2006, pero que tal si esta vez sin ningún monstro en pantalla. That would be ballsy.

2 comentarios:

Jorge Guevara dijo...
5:19 p. m.

what about Burton? or Lynch? most directors stick to the genre they are good at, not a fanboy of Del Toro, just sayin'

Jose Paredes dijo...
8:15 p. m.

Charlie and the Chocolate Factory es muy diferente a Ed Wood, que ambas movies tengan el toque visual es de esperarse ya que es echo por el mismo director. Y Elephant Man o Wild at Heart no son surrealistas. Pero bueno, volviendo a Burton, no es exactamente el mejor director hoy en dia.