The Hobbit: Disolation of Smaug

Una semana antes de ver "The Hobbit: The Desolation of Smaug" volví a ver la primera para acordarme de cosas que seguramente se me habían olvidado y que posiblemente iban a ser importantes para seguirle con esta segunda. Al verla con la mentalidad de que iba a ver más material de lo que la historia requiere la disfruté un poco más que la primera vez que la vi, y me preparó para esta segunda ya que comete el mismo pecado. De hecho ese será el pecado universal de esta trilogía ya que todos sabemos que es una extensión extrema de un libro de niños escrito en 1937. Ya sabiendo todo esto sabía más o menos que era lo que me esperaba, y tal vez porque lo sabía es que disfruté un poco más esta segunda parte que la primera ya que opacan gran parte de las prolongaciones y extensiones con emocionantes, e interminables, escenas de acción. Aun se siente extendida, pero por lo menos tanta acción hace que no nos enfoquemos en eso y mantiene nuestra atención en los efectos especiales que aparecen en pantalla.

La trama y lo que pasa en este segunda parte es igual de sencilla que la primera: Bilbo, Gandalf, y los trece Enanos se dirigen a Erebor, una montaña solitaria en donde los Enanos solían vivir antes de que un dragón se apoderó de la ciudad ya que estaba repleta de oro, y, según nos informaron en la primera, el dragón tenía un gran deseo por el oro. Smaug, el dragón, sigue ahí dormido, y es la misión de los Enanos encontrar la manera de matarlo y recuperar su tierra. Cuando esta comienza aún están en camino e inevitablemente se topan con obstáculos como arañas gigantes, Elfos, Shape Shifters (Los cuales son algo similar a un hombre lobo), humanos, y orcos, muchos orcos. Por otro lado, Gandalf presiente que algo muy malévolo está creciendo en una ciudad llamada Dol Guldur, así que abandona la misión con los Enanos y decide averiguar qué es lo que está pasando al lado de Radagast, otro mago igual que él.

Esa es la historia, la cual no es suficiente para llenar una película de tres horas, pero dichas circunstancias llevan a los personajes a pelear con toda especie que se les atraviese.

La primera hora es muy entretenida. Primeramente se enfrentan con el Shape Shifter, quien acaba siendo muy generoso al recuperar su forma humana.  Después son atacados por gigantes arañas, y Bilbo rescata a los Enanos de la misma manera que Sam salva a Frodo en "LOTR: Return of the King". Lo aterrante es cuando una araña trata de quitarle su anillo, y Bilbo reacciona violentamente. Este momento me hizo recordar aquella escena en "LOTR: Fellowship of the Ring" cuando al anciano Bilbo se le cambia su cara de manera mountroza al quererle quitar el anillo a Frodo. Después son capturados por Elfos y un muy antipático Legolas, interpretado nuevamente por Orlando Bloom. Miren, con Ian Mckellen no es tan notable que está más viejo cuando debería estar más joven, pero a Bloom ya se le ven los años encima, lo cual será un poco distractorio para aquellos que la vean de manera cronológica. En la otra trilogía el personaje es noble, heroico, y valiente. Aquí es egoísta, arrogante, y grosero, en especial con uno de los Enanos al quitarle su portafotos y le pregunta quién es la horrenda criatura que está en la foto, "Es mi hijo, Gimli". Esta escena es chistosa para los que sabemos que eventualmente Legolas y Gimli unirán fuerzas en la siguiente trilogía. Que irónico, ¿verdad?. Por otro lado surge una pequeña atracción sexual entre uno de los Enanos (Filli) y una Elfa llamada Taurel, lo cual crea un conflicto ya que Legolas parece tener un interés similar hacia ella. Más adelante los Enanos escapan gracias nuevamente a Bilbo al esconderse en unos barriles y usarlos como balsas en un peligroso río (Estoy seguro que todos han visto esta escena en los trailers). De hecho hay una chistosísima secuencia en la que uno de los Enanos logra salirse del río dando vueltas en la tierra y accidentalmente va atropellando a todos los orcos que están atacándolos. Es una absurda, chistosísima, y muy creativa escena ya que es un plano secuencia y todo el rato alcanzamos ver su cabeza dando vueltas y vueltas. 

Toda esta parte es divertida y entretenida. Pero todo cambia cuando llegan a un pueblo y se ven obligados a lidiar con la gente de ahí, causando que los capturen por segunda ocasión en la película. Esta parte es lenta y aburrida. Llena de sermones y mostrándonos detalles del rey de ese pueblo que, sinceramente, no veo necesidad de haberlo explorado. Aunque conocemos a un pescador llamado Bard, quien, al igual que Aragorn, es descendiente de una figura que jugó un papel importante en el pasado. En el caso de Bard, fue su ancestro quien le disparó al dragón con un arma que tenían para casos como esos cuando este atacó Erebor, y falló todas las veces. Es un detalle interesante, y más vale que juegue un papel importante en la tercera parte ya que aquí salió sobrando.

El tercer y último acto se lleva a cabo en Erebor cuando los Enanos y Bilbo enfrentan por primera vez al dragón. A diferencia de LOTR, quienes no llegaron a la montaña Doom hasta el mero final de la historia, aquí ya llegaron de una vez. Este último acto consiste en conocer el dragón y ver por primera vez lo amenazante que es. La misión de Bilbo es robar una piedra transparente ya que con ella... pues, no me quedó claro cuál es exactamente el papel que jugará a la hora de matar al dragón, pero es importante! Y es por eso que ocupaban a una criatura tan silenciosa como lo son los Hobbits. Lamentablemente no sirve de mucho los intentos de Bilbo ya que el dragón despierta de inmediato y tiene una larga charla con Bilbo sobre lo majestuoso que es. Los últimos 20 minutos del filme es como Bilbo y los Enanos luchan contra el dragón, y mientras esto sucede Legolas está igualmente luchando con una interminable cantidad de orcos que han invadido el pueblo cercano. Ambas escenas de acción son muy bien hechas, pero demasiado largas. En "The Two Towers" y en ROTK de la trilogía previa las peleas son a una escala mayor ya que en ambos filmes había una guerra entre humanos y orcos, con miles de soldados en ambos lados. En esta ultima la pelea es igual de grande en escala, excepto que solo trata de algunos pocos personajes contra un dragón.  Esto es tal vez demasiado ya que debería ser a la misma escala de la batalla en Moria en "Fellowship of the Ring" en la que algunos pocos personajes peleaban contra algunos orcos (De echo llega un punto en la que miles de orcos surgen, pero se asustan al escuchar la criatura Balrog cerca). En esta nueva los Enanos corren, piensan, y se mueven más rápido que el dragón, saltando de grandes alturas y diseñar estrategias complejas de contra ataque. Es increíble a cuantos orcos Legolas mata, a tantos que me pongo a pensar que él solo hubiera podido matar a la mitad de los orcos de LOTR. Es emocionante verlo nuevamente usar su flecha y su arco, pero la emoción desvanece cuando nos damos cuenta que ese es básicamente su papel en el filme: Apuntar y disparar.

Y de repente, el filme acaba. Sin advertencia, sin ninguna transición, y sin ningún aviso. En plena acción el filme acaba. A mí en lo personal no me molestó ya que sé que la aventura continuará hasta el año quentra cuando salga "The Hobbit: There and Back Again" en Diciembre 2014, pero no culpo a toda la gente del cine que casi gritan a la pantalla cuestionado, "¿Ya se acabó?".


Me siento tentado en entrar a wikipedia y leer en que va acabar la aventura, me tomaría solo unos minutos averiguarlo. O mejor aún, pudiera entrar a youtube y buscar la versión animada de "The Hobbit" echa por Rankin/Bass, los mismos que hicieron los especiales de Navidad como "Rudolph the Red Nose Reindeer" y "Frosty the Snowman". Pero no! Quiero verlo aquí primero. La saga se ha expandido en algo tan majestuoso que no me haría justicia el hecho de ver la conclusión de manera tan simplística. El detalle es que la historia merecía contarse de una manera más sencilla a como Peter Jackson y sus guionistas (Incluyendo Guillermo del Toro) la están contando. Cada vez es más evidente que con dos películas de dos horas hubiera sido suficiente, no tres de tres horas. Pero bueno, como dije al comienzo, esto es algo que ya sabía, asi que me fui preparado. Lo importante es que esta es mucho mejor que la primera, más emocionante y divertida, y el enfrentamiento que Gandalf tiene casi al final hizo que se me enchinara el cuero ya que sabemos lo que más adelante eso va a causar. Cuando acabó la primera en realidad no me quedé con ganas de ver las secuelas, esta vez me dejó tan intrigado que me será difícil por un año no entrar a wikipedia y buscar la sinopsis. Eso es progreso, ¿no creen? 

2 comentarios:

Beto Guevara dijo...
2:37 p. m.

Concuerdo en muchas cosas José. Honestamente se ve un mejoramiento entre ésta segunda parte y la primera, que honestamente siendo fan del libro, dejó mucho que desear, pero éste es otro medio. La manera en que expandieron la historia me resulta interesante, incluso con la adición de personajes, creando un monstruo de trilogía por si mismo, sin embargo, creo que de apegarse al puro material original pudieron haber hecho dos cintas nadamás, pero están dando mucho fan service y eso siempre es agradecido, almenos en mi caso, como fan de los libros de Tolkien. Good review bro.

Anónimo dijo...
2:42 p. m.

Estuvo bastante interesante la lectura. Sólo unos puntos, la piedra se llama Arkenstone, y desde la primera película e incluso ésta explican que solo el "Rey bajo la Montaña" podría reclamarse como tal ante los pueblos enanos. De ahí la importancia y la aventura por obtenerla; aparte de que tiene un significado mas personal para Thorin. Ya no digo más por que veo que no has leído el libro y no quiero spoilearte xD. Y 2do punto, en la escena de fellowship of the ring donde huyen del Balrog; no son orcos, son duendes. Mismos como los de la primera película del hobbit, aunque con mejor CGI :P. Saludos y de paso digo que siempre sigo tu blog, es bastante interesante.