Nosotros los Nobles



Germán es el tipo de padre rico que mientras él se encargaba de mantener a su familia su esposa se encargaba de criar a los niños, pero cuando ella muere se ve obligado a hacer el papel de papá y mamá simultáneamente. A pesar de todo esto, no es un papá egoísta e insensato que no tiene ningún interés en sus tres hijos,  sino es un amoroso padre que trata de darle todo lo que merecen. El problema es que tan desprendido esta de ellos que les da más de lo que necesitan y los convierte en unos inmaduros y mal criados que no tienen ni la menor idea de lo que es trabajar o ganarse la vida. Javi quiere abrir un negocio, pero solo usa ese pretexto para irse de viaje a lugares exóticos para "hablar con inversionistas"; Cha, el más chico, es un niño rico que le ha dado por convertirse en un hippie existencialista mientras que al lado se acuesta con mujeres jerárquicamente superiores a él; Y finalmente tenemos a Bárbara, quien está a punto de casarse con un vividor mucho más grande que ella a contra de los deseos de su padre.  Llega un punto en el que todas las decepciones y malas decisiones de sus hijos se le juntan a Germán y le da un pre infarto, lo cual, aparentemente, le abre los ojos y por primera vez le cae el veinte del serio problema que son sus hijos, así que decide actuar al respecto y toma una muy radical decisión: Pretender que hubo un problema en su empresa, fingir que le embargan su casa, sus carros, su dinero, forzando a todos a mudarse a la casa abandonada y deteriorada del abuelo. Bajo esas circunstancias sus hijos tienen que hacer algo que nunca habían hecho en su vida: Trabajar!

"Nosotros los Nobles" cuenta la historia de cómo estos niños aprenden una valorable lección sobre humildad, igualdad, y tolerancia hacia otras clases sociales. Lo sorprendente de esto es que, a diferencia de películas como "Amar te Duele", esta no es tan obvia a la hora de transmitir su mensaje. No hay nada particularmente original de lo que pasa, y de echo si alguien hubiera pausado la película a la mitad y nos hubieran preguntado en que creíamos que acabaría créanme que le hubiera atinado exactamente en todo lo que pasa, pero el reto aquí no es tanto ser original, sino contarlo de una manera que traspase lo predecible y se ganen nuestra atención como espectador.

La premisa es algo que ya sabía desde antes de entrar a la sala, y al enterarme que era una comedia me preocupó un poco ya que es muy fácil tomar esta historia y convertirla en un sketch y no en una situación, pero no es así. Tampoco se toma muy en serio ya que, pues, ¿realmente es creíble que un empresario se tome meses de su tan ocupada agenda para hacer una travesura como esta? Pero a final de cuentas es una película, y los actores toman en serio lo que hay que tomarse en serio convirtiéndolo en algo tierno y no en algo melodramático. Todos los actores hacen un buenísimo trabajo, pero en especial los que me encantaron fueron Gonzalo Vega como el papá y Luis Gerardo Méndez como el hijo mayor. Un padre que ha descuidado a sus hijos siempre va a tener una escusa por haberlo hecho, pero en este caso el papá simplemente pensaba que estaba haciendo lo correcto, y Vega transmite esto con un toque de ternura e inocencia que nos hace que sintamos empatía hacia él. Javi es el más ambicioso de los tres hijos, es el que realmente tiene una visión para su futuro, pero los privilegios que la vida de rico le dio se atravesaban en su camino. Sin embargo, cuando consigue trabajo de chofer de camión poco a poco se va desarrollando su visión creativa. Un pequeño detalle que me encantó es cuando es aparentemente acosado por otro chofer quien le echa el carro encima cada vez que lo ve, y cuando se enfrentan cara a cara es curioso cómo se dan las cosas a final de cuentas. Karla Souza y Juan Pablo Gil como los otros dos hijos también son buenos, pero la historia de ella es posiblemente la más predecible y  el hijo más chico no parece afectarle tanto el cambio de vida considerando que era un hippie anteriormente. Aunque debo decir que a pesar de lo predecible que es la historia de la hija nos provee un momento de suspenso justo al final cuando su novio vividor está a punto de darle en la torre a toda la familia al quedarse con algo que no le corresponde.

Hay muchas, pero muchas maneras que esta película se hubiera desviado y hubiera acabado siendo una muy mala, más que nada porque no es muy común que se hagan películas mexicanas optimistas y positivas como estas sin que al final alguien acabe muerto o en una terrible circunstancia. Cualquier otro cineasta hubiera mostrado al mundo ser muy intolerable y cruel con estos individuos. Me imagino una versión alterna de esta película basada en los aparentes términos del cine mexicano en el que los hijos fueran golpeados brutalmente y a la hija violada mientras trabaja de mesera. Gracias a Dios no fue así! Ciertamente hay disgustos al comienzo pero eventualmente entienden las reglas de este mundo que no conocen y comienzan a disfrutarlo.  A final del día "Nosotros los Nobles" nos cuentan una muy buena y chistosa historia sobre una familia que aprende su lección de una manera sutil y bien manejada. Espero que otros cineastas vean esta película y se den cuenta que no tiene nada de malo hacer cine mexicano que nos haga pasar un buen rato, que nos haga reír, que nos divierta, y que nos conmueva sin perder el sentido del humor.

1 comentarios:

Anónimo dijo...
8:44 a. m.

Nosotros los nobles es una gran película mexicana, que a todos nos sorprendió con su record en taquillas.